Recuperando culturas a través de la danza: una mirada interna a la investigación de Toni Shapiro-Phim Toni Shapiro-Phim ha trabajado como investigadora, escritora, curadora, educadora, directora de cine y activista después de su primera pasión: la danza.Fatu Gayflor, directora artística del Coro de Mujeres Liberianas por el Cambio, y una de las mujeres que cuentan su historia en la película Debido a la guerra, que se muestra aquí en el escenario.Foto/JJ Tiziou

Fatu Gayflor, directora artística del Coro de Mujeres Liberianas por el Cambio, y una de las mujeres que cuenta su historia en la película, a causa de la guerra, que se muestra aquí en el escenario.

Por Kennedy RyanOct. 24, 2022

Toni Shapiro-Phim, profesora asociada de Creatividad, las artes y la transformación social y codirectora del programa de construcción de la paz y las artes, ha trabajado como investigadora, escritora, curadora, educadora, directora de cine y activista después de su primera pasión: la danza.

Cuando no está coeditando literatura o enseñando cursos entrelazados con su pasión, como Danza y Migración, se la puede encontrar explorando el impacto de la danza dentro de las culturas, o trabajando con comunidades particulares, ya que representan diferentes formas de contrarrestar la injusticia con creatividad. y sabiduría

En su debut cinematográfico, ‘Because of the War’, cuatro mujeres liberianas cuentan historias sobre el papel central que juegan sus prácticas artísticas tradicionales en su supervivencia y construcción comunitaria después de la guerra, la pérdida y el exilio.

Shapiro-Phim habló con BrandeisNow sobre su investigación y su camino hacia la dirección de películas.

¿Qué inspiró tu trayectoria profesional?

Cuando era muy joven me atraían muchas cosas diferentes, incluido el circo. No fueron los animales, sino los acróbatas y equilibristas, y la naturaleza itinerante de esa vida lo que encontré fascinante. Había varios caminos que podría haber tomado, incluido huir para unirme al circo.

Sin embargo, hice clic para mí cuando, mientras trabajaba en campos de refugiados en Indonesia y Tailandia, me quedé impresionado por la prioridad que la gente le daba a la danza en condiciones tan implacables y, a menudo, peligrosas. En particular, fueron las personas que escaparon de Camboya, sobrevivieron a un genocidio y perdieron hogares, medios de subsistencia, seres queridos y comunidades enteras, quienes optaron por bailar y se aseguraron de que sus hijos supieran bailar, incluso si no sabían eso. sin saber lo que pasaría mañana.

Había estudiado danza durante gran parte de mi vida, comenzando a la edad de cuatro años con danza moderna occidental, ballet y jazz. Así que me atrajo particularmente lo que vi en el campo de la danza en los campamentos. Uno de los campamentos estaba en una zona de guerra donde llovían proyectiles de artillería durante las actuaciones. En esos momentos, los bailarines y los miles que los miraban se ponían a cubierto. Cuando cesó el terror y la destrucción, la gente volvió a terminar el espectáculo. Esto me dio una gran oportunidad, y desesperadamente quería entender la necesidad de bailar y ver bailar, en medio de ese tipo de vulnerabilidad. Cuando decidí regresar a los Estados Unidos para estudiar la relación entre la danza y la guerra, mi carrera profesional se enfocó.

Toni Shapiro-Phim con la bailarina y coreógrafa camboyana Charya Burt, luego la Sra.  Burt Waltham visitó en junio de 2022.Foto/Toni Shapiro-Phim

Toni Shapiro-Phim con la bailarina y coreógrafa camboyana Charya Burt, cuando la Sra. Burt visitó Waltham en junio de 2022. Se conocen desde 1990, cuando Shapiro-Phim fue por primera vez a Camboya, y actualmente están trabajando juntos en un proyecto de archivo.

¿Cómo se relaciona el estudio de la danza con tu formación en antropología?

La antropología se puede definir de muchas maneras, pero es esencialmente el estudio de la humanidad. Tratar de comprender por qué las personas hacen lo que hacen y creen lo que creen, en contextos discretos, y cómo encuentran y generan significado. La antropología de la danza es la exploración del significado y el impacto de la danza o los sistemas de movimiento estructurado en un contexto cultural, incluida la consideración del movimiento en sí mismo y las cualidades del movimiento en sí mismas.

Mientras vivía en el extranjero, estudié un poco de danza en cada uno de los lugares en los que estuve, incluidos Indonesia, Tailandia y finalmente Camboya, donde pasé muchos años. Tener experiencia en danza fue útil cuando comencé a investigar la danza como parte de mi doctorado en antropología cultural, en parte porque entendía las sensaciones asociadas con el movimiento.

¿Cómo puede la danza influir en una comunidad y marcar la diferencia?

Bueno, podemos tomar el campo de refugiados en Tailandia como ejemplo. Estaban rodeados de alambre de púas y guardias armados y, al menos en una dirección, de minas terrestres. Mientras que las Naciones Unidas y las organizaciones no gubernamentales establecieron escuelas e instalaciones médicas, los refugiados camboyanos en el campamento construyeron centros de artes escénicas por su propia cuenta.

Miles se reunían para ver actuar a sus compañeros refugiados. Además de entretener a la multitud, los artistas crearon enfoque y belleza en medio de la pérdida y la inhumanidad. Experimentar la danza camboyana, como intérprete u observador, fue una forma de conectarse con una historia y una comunidad compartidas, y de reafirmar su dignidad. Tal vez también era una forma de cuidarnos unos a otros.

La danza camboyana, especialmente la danza de tradición clásica, que tiene una larga historia asociada a la tierra, la espiritualidad y la realeza, en esas circunstancias podría ser una declaración contra la precariedad porque arraiga a las personas en la tradición del país en el que se encuentran. Esto permitió a los residentes del campamento imaginar posibilidades más allá del encarcelamiento y la violencia de su situación actual.

El orador invitado visita el curso de Toni Shapiro-Phim y conoce a los estudiantes.Foto/Toni Shapiro-Phim

En septiembre de este año, Fatu Gayflor, directora artística del Coro de Mujeres Liberianas para el Cambio, y una de las mujeres que cuenta su historia en la película, debido a la guerra, fue la anfitriona invitada en mi Introducción a la Creatividad, las Artes, y curso de Transformación Social. Los estudiantes vieron la película juntos y luego tuvieron la oportunidad de hacerle preguntas a Fatu. Fatu también nos enseñó algunas secuencias de movimiento de un baile liberiano.

¿Qué inspiró tu debut como director, a causa de la guerra?

Antes de venir a Brandeis, trabajé en una organización sin fines de lucro de artes y justicia social en Filadelfia. Conocí a cantantes y bailarines excepcionales que eran superestrellas de la grabación y los artistas de Liberia. Todos se habían establecido en Filadelfia, junto con miles de otros liberianos, después de sucesivas guerras civiles en sus países de origen. Como parte de un proyecto que desarrollamos juntos, realizaron su propia investigación dentro de su comunidad para identificar preocupaciones urgentes. Uno de sus hallazgos fue que las mujeres liberianas en particular se sentían aisladas, debido al idioma, las barreras culturales y de otro tipo, y en algunos casos sufrían abusos en el hogar.

Luego, cuatro mujeres liberianas usaron su fama y arte para abordar estos problemas a través del poder de la canción. Formaron el Coro de Mujeres Liberianas por el Cambio y se asociaron con un grupo local de educación y defensa, Mujeres contra el Abuso. Ayudé al coro a obtener una subvención para apoyar su trabajo y documenté el proyecto. Mis imágenes de video se convirtieron en la base de un documental de larga duración, principalmente sobre cada una de las mujeres que luchan contra la violencia y construyen comunidades, tanto en África Occidental como en América del Norte.

Nos asociamos con un etnomusicólogo (alguien que estudia la música en su contexto social y cultural) que se especializa en música liberiana, y contratamos a excelentes videógrafos y editores. Al final, hicimos una película que a veces presentamos en universidades y festivales de cine, donde discutimos temas como los prejuicios y las políticas contra los inmigrantes, y el arte y los derechos humanos.

Pero nuestra audiencia principal eran los liberianos, quienes provocaron conversaciones sobre estos héroes artistas entre ellos y el lugar de la cultura expresiva tradicional para abordar los problemas contemporáneos, incluso en un país nuevo. Una proyección involucró a las mujeres en la película, así como a los oficiales de policía que patrullaban los vecindarios donde viven muchos liberianos. Discutieron la tensa relación entre la policía y los inmigrantes negros, escuchando las diferencias. Esas discusiones han continuado.

Parece que haces un poco de todo. ¿Cómo equilibras todo?

De hecho, hay conexiones entre todos los aspectos de ese ‘un poco de todo’. Soy muy afortunado de que las chispas de inspiración, principalmente de las personas fabulosamente talentosas y brillantes que he conocido, me hayan llevado al siguiente y al siguiente en mi vida. He escuchado y observado atentamente, y he encontrado maneras de profundizar mis relaciones con ciertas comunidades y, cuando me invitan, unirme a otras nuevas con respeto y humildad.

By admin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *