Los expertos se reunirán en Singapur el próximo mes para discutir la seguridad de los alimentos a base de células.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) serán los anfitriones del evento del 1 al 4 de noviembre.

El objetivo es desarrollar un documento con conocimientos técnicos actualizados sobre los aspectos de seguridad de la producción de alimentos a base de células. Es probable que se publique a principios de 2023.

Durante una sesión en línea de la FAO y la OMS en octubre, los científicos decidieron utilizar el término basado en células, pero sugirieron que se necesitaba más trabajo antes de que se llevara a cabo la armonización internacional de la terminología.

“La nomenclatura puede tener un impacto significativo en la percepción del consumidor, los esfuerzos de marketing y las medidas regulatorias relevantes, como el etiquetado”, dijo Masami Takeuchi, oficial de seguridad alimentaria de la FAO.

La mayoría de los peligros ya se conocen

La FAO y el Ministerio de Salud de Israel organizaron una reunión en septiembre donde investigadores y desarrolladores discutieron la seguridad de los alimentos basados ​​en células. La tecnología produce proteínas animales sin sacrificarlas a través del cultivo de células in vitro.

Se publicaron tres documentos sobre terminología, procesos de producción y regulaciones antes de la reunión en Singapur.

El primer trabajo basado en células, cultivado y cultivado fueron las tres principales terminologías utilizadas o preferidas por los consumidores, la industria y las autoridades. Otros términos incluyen in vitro, artificial, cultivado en laboratorio y falso.

Ayudará a los responsables de la formulación de políticas a tomar decisiones informadas sobre la selección de terminologías alimentarias basadas en células que puedan utilizarse en la comunicación o en la legislación sobre dichos productos.

En diciembre de 2020, los nuggets de pollo cultivados se convirtieron en el primer producto comercializado después de la aprobación en el mercado de Singapur.

Actualmente existen diferentes terminologías relacionadas con las tecnologías, procesos productivos y productos finales, que pueden dificultar la comunicación. Los términos también pueden influir en la percepción del consumidor y los marcos normativos nacionales, incluidos los posibles requisitos de etiquetado para proporcionar a los consumidores información sobre seguridad, alérgenos y nutrición.

Producción y Puntos Legislativos

El segundo documento analizó el proceso de fabricación genérico para sentar las bases para identificar peligros potenciales. La producción de alimentos a base de células puede incluir varias proteínas animales de carne de res, cerdo, aves, pescado, mariscos y otros, incluidos los lácteos y los huevos.

Los pasos de fabricación varían según el tipo de línea celular utilizada, como ganado, aves, pescados o mariscos y el producto final, por ejemplo, una hamburguesa o nuggets. Sin embargo, generalmente incluye cuatro fases principales: selección de células o tejidos objetivo, aislamiento, preparación y almacenamiento, proliferación celular y diferenciación celular potencial durante la producción de biomasa a gran escala, recolección de células o tejidos y procesamiento y formulación de productos alimenticios.

Según una revisión de la literatura, la mayoría de los peligros potenciales para la inocuidad de los alimentos, como la contaminación microbiológica y los problemas de residuos, no son nuevos, por lo que las herramientas de mitigación de riesgos están disponibles.

Según el tercer documento, es solo cuestión de tiempo antes de que los alimentos a base de células se permitan en otros países además de Singapur y se comercialicen a través de las fronteras.

Además de la inocuidad de los alimentos, las consideraciones reglamentarias pueden incluir cuestiones como el etiquetado, la preferencia y aceptación del consumidor y aspectos éticos o religiosos.

El análisis muestra que, en la mayoría de los países, los alimentos a base de células pueden evaluarse en las reglamentaciones existentes sobre nuevos alimentos.

En los Estados Unidos, la jurisdicción depende del animal del que los desarrolladores toman las células cultivadas. La FDA se encargará de las etapas iniciales de producción, incluida la recolección, el almacenamiento, el crecimiento y la diferenciación de células para el ganado, las aves de corral y los peces Siluriformes. USDA-FSIS supervisará el procesamiento, empaque y etiquetado de los productos cárnicos y avícolas resultantes.

(Haga clic aquí para registrarse y obtener una suscripción gratuita a Food Safety News)

By admin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *