Todos los viernes, un camión de comida naranja se estaciona en la primera parada del día en New High Street en el centro de Los Ángeles. Sin embargo, este no es el camión de comida promedio de Los Ángeles: la comida no está a la venta y el único propósito del camión es repartir comida gratis a las personas que no tienen vivienda.

[One-sentence description of what this media is: "A photo of a vaccine site on USC campus" or "Gif of dancing banana". Important for accessibility/people who use screen readers.]

Share A Meal es un servicio de camiones de comida que alimenta a personas sin hogar a lo largo de una ruta que comienza en Union Station. Durante la semana pasada, su camino terminó justo al borde de Skid Row.

Share A Meal, que opera bajo el paraguas de Khalsa Peace Corps, una organización sin fines de lucro con sede en Los Ángeles, también dice que quiere crear un sentido de comunidad para los campamentos a los que sirve.

“La capacidad de Share A Meal para ir directamente a las poblaciones sin hogar a través de su camión de comida [is] una parte realmente crítica de lo que hacemos y lo que necesitamos en Los Ángeles”, dijo Pratik Thakur, estudiante de último año de biología y presidente de la división de Share A Meal de la USC.

[One-sentence description of what this media is: "A photo of a vaccine site on USC campus" or "Gif of dancing banana". Important for accessibility/people who use screen readers.]

Según Thakur, esta organización es única en comparación con otros grupos que atienden a la población fuera del hogar en Los Ángeles, ya que atiende a las personas cara a cara directamente, mientras que algunas organizaciones tienen oficinas centrales que son inaccesibles para la comunidad.

Thakur también dijo que Share A Meal ayuda a eliminar el estigma que rodea a las personas sin vivienda. La gente tiende a temer a las personas sin hogar en Los Ángeles, dijo, pero los voluntarios abordan este estigma conociendo a las personas a las que sirven a nivel personal mientras les dan de comer, dijo.

Cualquiera puede ser voluntario en la organización, y Share A Meal alienta a los estudiantes de la USC a ser voluntarios en los turnos de noche de los miércoles y viernes que recorren las calles de Los Ángeles.

“Estoy feliz de que realmente estemos teniendo un impacto y ayudando a estas personas, ayudándolas a salir de la pobreza”, dijo el voluntario Piyush Sud, estudiante de maestría en ciencias de la computación.

“Siempre se siente bien cuando le das a la gente”.

A través del propósito de Share A Meal de dar a los demás, esperan ayudar a reducir el número de personas sin hogar en Los Ángeles. No es una tarea fácil, ya que un censo de 2022 realizado por la Autoridad de Servicios para Personas sin Hogar de Los Ángeles encontró que hay más de 41,980 personas sin hogar viviendo en Los Ángeles.

[One-sentence description of what this media is: "A photo of a vaccine site on USC campus" or "Gif of dancing banana". Important for accessibility/people who use screen readers.]

En el turno de la noche del viernes 16 de septiembre, el sonido de las arrugas llenó el aire cuando Emerson Jin, estudiante de tercer año en economía y ciencia de datos, sacó los clásicos burritos de frijoles y arroz de Share A Meal, uno de los alimentos básicos que regresan del camiones, en bandeja. .

Incluso la pandemia no impidió que la organización distribuyera comidas en Los Ángeles.

[One-sentence description of what this media is: "A photo of a vaccine site on USC campus" or "Gif of dancing banana". Important for accessibility/people who use screen readers.]

Anthony Puente, operador de un camión de comida de Share A Meal, dijo que debido a la COVID-19, los voluntarios ya no pueden preparar ni enrollar los burritos por sí mismos, sino que los hacen los chefs de Share A Meal.

Armados con guantes y con un límite de solo tres personas en un camión, los voluntarios entregaron burritos a los miembros de la comunidad desamparada.

[One-sentence description of what this media is: "A photo of a vaccine site on USC campus" or "Gif of dancing banana". Important for accessibility/people who use screen readers.]

Si bien organizaciones como Share A Meal están marcando la diferencia al alimentar y dar la bienvenida a las comunidades desatendidas, parte de la población que vive fuera del hogar ha expresado su preocupación por la acción de la ciudad para aliviar esta crisis.

Una de las personas sin hogar que recibió alimentos de Share A Meal pero pidió no ser identificada señaló que, “

By admin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *